La Alhambra de Granada

Vista de la Alhambra de Granada desde el mirador de San Nicolás
La Alhambra desde el mirador de San Nicolás

La Alhambra de Granada es uno de los monumentos más fascinantes de Europa, herencia del pasado multicultural de España. Durante 250 años, este complejo amurallado fue la residencia de los sultanes de la dinastía nazarí y el lugar desde el que gobernaron el Reino de Granada, el último estado musulmán de al-Ándalus.

En 1492, Mohamed XII, llamado por los cristianos Boabdil el Chico, entregó las llaves de la Alhambra a los Reyes Católicos poniendo fin a casi ocho siglos de presencia islámica en la Península Ibérica. Cinco siglos después, este monumento Patrimonio de la Humanidad se conserva en perfecto estado y es una visita obligada para turistas de todo el mundo.

Patio de los Arrayanes de los Palacios Nazaríes
Patio de los Arrayanes de los Palacios Nazaríes

Este gran complejo formado por palacios y jardines rodeados por una muralla rojiza ocupa una colina a los pies de Sierra Nevada, el macizo montañoso de mayor altitud de Europa Occidental después de los Alpes.

Su construcción fue iniciada en 1238 por el fundador de la dinastía nazarí, Mohamed Al-Ahmar. Sus sucesores edificaron distintos espacios en el recinto con diferentes funciones y estilos, entre los que destacan los Palacios Nazaríes, obra de dos grandes reyes: Yusuf I y Mohamed V.

Estos palacios fueron construidos en el siglo XIV, a la vez que las grandes catedrales góticas de Europa y en un estilo radicalmente diferente. Por fuera, son unos edificios sencillos y sobrios, pero su interior es soberbio. Sus salas distribuidas en torno a patios poseen una maravillosa decoración llena de fantasía, delicadeza y belleza, realizada con materiales constructivos modestos a los que los mejores artesanos de la época dieron acabados nobles.

Una columna decorada de los Palacios Nazaríes
Una columna decorada de los Palacios Nazaríes

Sus paredes están repletas de yeserías, placas de mármol o azulejos con hermosos dibujos, y los techos cubiertos por espectaculares bóvedas de yeso, mocárabes o madera decorada. Mientras, en los patios el protagonismo es para el agua y para las fuentes.

Aunque unidos, son tres palacios distintos: el de los Leones, que era el área privada de la familia real y el harén; el de Comares, con una zona pública y otra privada, y el Mexuar, donde se despachaban los asuntos de Estado.

Muy cerca de los Palacios Nazaríes se encuentra la Alcazaba, la parte más antigua de la Alhambra de Granada. Era la zona defensiva de esta pequeña ciudad, donde residía el Ejército. Está reconstruida sobre las ruinas de un castillo del siglo IX y rodeada de murallas. Desde su torre más alta, la Vela, se ve una espectacular panorámica de la ciudad de Granada, de las cercanas montañas de Sierra Nevada y de todo el fértil valle situado a sus pies.

A pocos metros se encuentra un edificio que no tiene nada que ver con el resto, el Palacio de Carlos V, que fue construido en el siglo XVI tras la expulsión de los musulmanes de España. Es de estilo renacentista y fue diseñado por el arquitecto Pedro Machuca, discípulo de Miguel Ángel en Italia. En la actualidad acoge el Museo Provincial de Bellas Artes y el Museo de la Alhambra.

Patio de la Acequia del Palacio del Generalife
Patio de la Acequia del Palacio del Generalife

La visita al recinto andaluz se completa con varias zonas con cuidados jardines, perfectas para disfrutar de un rato tranquilo, y con el Palacio del Generalife, que era la residencia de verano de los sultanes granadinos. Su decoración es muy similar a la de los Palacios Nazaríes, aunque más sencilla.

La mejor forma de acabar el día tras recorrer este castillo único es ascender por las callejuelas del tradicional barrio del Albaicín hasta llegar al mirador de San Nicolás, desde el que se ven las mejores vistas de la Alhambra con las montañas de fondo. Al atardecer, los últimos rayos de sol del día potencian el color rojizo de sus murallas y edificios, provocado por el óxido de hierro que había en la argamasa con la que se construyeron. Precisamente ese color fue el origen de su nombre: los musulmanes lo conocían como el ‘castillo rojo’ (‘Qalat a-Hamra’), de donde se deriva la palabra Alhambra.

Cada año, más de dos millones de personas de todo el mundo visitan este monumento, un cuento hecho realidad que debería estar entre los diez lugares imprescindibles que visitar al menos una vez en vida.

4 comentarios en “La Alhambra de Granada”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad y de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba